¿Porqué flow?

The sea, source of flow

Creo que te debo una disculpa, pues nunca expliqué de forma muy clara mi motivo para empezar esto o por qué hablo tanto sobre flow. No dije de forma sencilla la razón por la que este estado de conciencia es tan importante para mí, ni por qué estoy buscando la manera de hacer que tú — y otros como tú- lo sientan tal como lo he hecho yo.

Quizá te ha dado por buscar que es eso del flow y — a parte de las referencias al hip hop — muy probablemente te habrás encontrado con algún artículo de Mihály Csíkszentmihályi. Ahí habrás leído que quien experimenta este estado de consciencia alterada puede pasar largos periodos inmersa en una tarea sin sentir que pasa el tiempo, o que la clave para sentirlo está en la relación habilidad/reto. Si has ahondado un poco quizá hayas leído que quien lo experimenta a menudo tiene un índice de satisfacción con la vida por encima de la media, o el control que siente tener sobre de su vida es mayor al de la mayoría.

Y estoy seguro de que después de leer todo eso has pensado: “yo quiero sentirlo”. Yo soy uno de esos afortunados que lo experimentan de forma habitual, y en lugar de empezar a explicar cómo funciona, te voy a contar cómo consigo entrar en ese estado, qué pasa por mi cabeza y cuales son las consecuencias en mi vida.

Suscríbete…

…y recibe tu dosis de flow
 

Cómo lo consigo

En mi caso es con el surf. Tiré por el camino fácil, pues es una de las formas más sencillas de entrar en este estado y he tenido la suerte de poder practicarlo a menudo. Empecé con un simple bugui, y hoy me deslizo con cualquier cosa que flote y me haga entrar en otro universo.

Para poder experimentar flow de forma recurrente tengo que mantener el equilibro entre la dificultad de la experiencia en sí y mis habilidades (recuerda lo que conté arriba). Esto hace que cuanto más aprendo, más difícil tengo que ponérmelo para que siga siendo un vehículo para alcanzarlo, así que me he creado ciertos sistemas para propiciarlo. Te cuento en otro post cuáles son.

Por mi cabeza

Este estado no tiene un interruptor y estás dentro o fuera, sino que tiene una serie de fases por las que tengo que pasar, cada una provocando unas sensaciones muy específicas.

  1. Excitación. Lo primero que siento es excitación o euforia. Nerviosismo alegre y controlado. Es parecido a cuando pegas un pequeño acelerón mientras conduces: el corazón se acelera y sabes que tienes el control de la situación. Es emocionante, pero sé que tengo el control.
  2. Calma. Tras un tiempo en el estado anterior llega la calma, momento en el que la mente se me queda en blanco, dejo de escuchar o sentir. Lo que pasa a continuación ocurre en modo automático, no tengo la necesidad de actuar de forma intencionada.
  3. Conexión. Este estado se mezcla con previo y me hace sentir conectado de manera espiritual con algo superior a mí. No se decirte bien qué es eso superior, pero es precioso. Es aquí donde tengo momentos de claridad en los que interiorizo conceptos complejos, conecto ideas y me siento pleno, lleno de vida.Para mí este es el estado emocional al que todos deberíamos aspirar.
  4. Marihuana. Este es el último estado en el que entro. Aquí las sensaciones son muy parecidas a estar un poquito intoxicado: siento más la música, no tengo prisa por estar en sitio alguno, me siento despreocupado, y en general veo la vida bajo un prisma más optimista. Se le añade una especie de cansancio generalizado.

Consecuencias

La mejor y mayor consecuencia que he tenido tras experimentar esto durante décadas es que soy una persona satisfecha con mi vida. Te puede parecer atrevido, o incluso exagerado, pero es la verdad. Me ha permitido desconectar de esta realidad y conectar con otras, en las que los puntos de vista, las emociones y las lecciones de vida son diferentes. Me ha permitido analizar mi vida desde fuera, relativizando los problemas y encontrando soluciones que no sabía que existían.

Si crees que no te has sentido en flow aun, te suplico que empieces a buscar cómo provocarlo. Un buen punto de partida es leer lo que ha escrito Steven Kotler sobre el tema.
Si ya lo has sentido, dime qué te pasa por la cabeza y cómo lo consigues.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *