Flow y trabajo – Parte 2

Flow en la oficina

En la entrada anterior te contaba porqué creo que el mundo empresarial — especialmente aquellas empresas que dependen de la creatividad- debe empezar a mirar al flow como el santo grial. En el momento en el que nos encontramos, aquellas compañías que sean capaces de implementar sistemas que favorezcan que sus empleados y directivos entrar en este estado van a destacar por encima de la competencia de la misma manera que Google lo hace sobre el resto. Vamos a ver primero que se hace hoy en día en diferentes organizaciones respecto a este estado de consciencia alterada.

Navy Seals

Si no has oído hablar de ellos es porque han hecho bien su trabajo. Este grupo militar, perteneciente a la Armada de Los Estados Unidos, son la élite y referente mundial en cuanto a fuerzas militares especiales. Dejando a parte si estás de acuerdo en su cometido, vamos a analizar cómo operan y por qué consiguen resultados a los que la mayoría de cuerpos militares aspiran.

Uno de los pilares — hay varios — en los que se apoyan en todas sus operaciones es el flow de grupo. A base de un entrenamiento muy duro y específico son capaces de operar como una sola mente, momento en el que no hay un líder específico, sino uno situacional:

  • El mando se asume sobre la marcha, dependiendo del contexto lo toma una persona diferente
  • No se cuestiona quién tiene el liderazgo en ese momento

Entrar en este estado, en grupo, provoca que:

  • Las decisiones se tomen siguiendo al líder más capaz en cada situación
  • La creatividad permite que los problemas se aborden desde perspectivas que el enemigo no imagina
  • Las decisiones que toman sean más efectivas, aunque parezcan contraintuitivas
  • La responsabilidad y méritos sean del grupo

Teniendo en cuenta esto, no es de extrañar que una baja dentro de este cuerpo sea algo muy extraño, y que haya empresas rogándoles que les enseñen a operar de la misma manera.

Lo que parece más curioso es que este tipo de profesionales se presuponen autómatas sin capacidad creativa alguna y éste grupo en concreto destaca porque operan como una mente innovadora.

Start ups

A menudo leemos el caso de una empresa formada por un grupo de jóvenes -con cara de no comerse un colín en una fiesta- que se han hecho multimillonarios con una idea aparentemente absurda. En los 90 nadie apostaba por una empresa que quería catalogar todo el conocimiento del mundo, o por una que quería crear coches autónomos. Y sin embargo Google o Tesla no solo consiguieron el objetivo, sino que lo hicieron en un tiempo absurdamente pequeño, nos enamoraron y se hicieron asquerosamente ricos por el camino. ¿Cómo carajo pasó?

Suscríbete…

…y recibe tu dosis de flow
 

La respuesta es una vez más, Flow. Mientras el resto de los mortales nos empeñamos en trabajar más horas para arreglar ese problema y nos damos de cabezazos, ellos encontraron la forma de hacer lo mismo en menos tiempo gracias a que entran en flow de forma constante. Por supuesto que hay mentes privilegiadas detrás de cada una de estas empresas, pero su secreto está en llegar a la solución de forma poco convencional, de esa forma que tú y yo no vemos. Esta perspectiva viene dada por el estado en el que entran, a solas y como equipo de trabajo, que les permite ser mucho más creativos que el mortal medio.

En la mayoría de los casos, estas empresas y sus individuos lo consiguieron por casualidad, probablemente por un nivel de autoconocimiento alto. Se encontraban en este estado y lo aprovechaban para resolver problemas y actuar de maneras en las que nadie había pensado, logrando resultados que no se imaginaban.

Esto dio pie a que se preguntaran por qué pasó, y que hoy en día estén mapeando y diseñando sistemas para fomentar que sus empleados entren en flow de forma habitual. Aún no hay mucha documentación al respecto, pero se sabe que hay varias organizaciones realmente interesadas.

Lo de arriba es maravilloso, pero ¿y qué hago yo Ardiel?

La respuesta es fácil y complicada a la vez. La llave para entrar de forma constante es conocerse bien a uno mismo, saber qué funciona para ti y qué no. Esto requiere mucha experimentación en casi todos los aspectos de tu vida como por ejemplo:

  • Probar diferentes horarios para trabajar o hacer una actividad en concreto. Esto incluye el ocio, el trabajo, o las tareas dentro del mismo: prueba a cambiar el orden en que las haces, haciendo las más difíciles cuando te sientas con más energía. Escucha a tu cuerpo, te va indicar cuál es el mejor momento y orden.
  • Saber si tu estado ideal es estar solo o rodeado de personas. Yo necesito estar solo y en silencio, pero hay gente que muere un poquito cada vez que está sola, descubre cuál es tu sitio.
  • Elegir un deporte/actividad física que te enganche, y seguir probando si aún no lo has encontrado. El deporte es la forma más fácil para entrar, es como hacer trampas, así que sal al campo o a la calle, pero muévete. Tu nivel de flow va a subir hasta el techo.

Para mí la consciencia me ha venido estando en flow, de manera que es el medio y el fin en sí mismo. No estoy seguro de que esto le pase a todo el mundo y una forma fácil de saberlo es hacer algo que te dé un poquito de miedo y me cuentas. Puedes probar a hacer barranquismo, surf o escalada por ejemplo.

Por otro lado, para facilitar aún más estar en este estado, es necesario respetar los ritmos que marque tu cuerpo. Para ello hay que tomar un periodo de descompresión cada cierto tiempo, que permite a nuestra mente pasar de un estado a otro. Estos estados son elementales, hay que respetarlos y te va hacer falta un poco de práctica para entender cuando tu cuerpo te pide ese descanso. Un paseo corto, tal y como hacía Einstein, es suficiente tras un periodo de concentración intenso para hacer que nuestra mente se mantenga en flow.

Espero que este post te haya ayudado a entender cómo el flow ya es una herramienta que se usa de manera amplia en diferentes ámbitos, y cómo tú puedes hacer para entrar en él con frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *